miércoles, 30 de septiembre de 2009

Sexto día

Como cada día que dormimos en las hamacas, a las seis o así de la mañana, nos levantamos para ver la imponente vista del Salto Ángel desde el campamento de Isla Ratón. Fue algo bestial el observar el salto con una fina bruma que dejaba ver a través de ella la caída de agua. Nos alejamos de las hamacas para no molestar a los que aún dormían, y estuvimos disfrutando en soledad de la belleza y relajación del paisaje y los sonidos de los animales. Poco a poco, los demás fueron levantándose y todos estábamos sorprendidos con la belleza del lugar. Nos sirvieron café, y un poco más tarde el desayuno.





A eso de las ocho de la mañana, nos fuimos hacia el bote para iniciar el regreso a Canaima, lugar donde dormiríamos la segunda noche, y disfrutaríamos del Salto Sapo. Comenzamos el regreso, y a mitad de camino, tuvimos que bajarnos de la curiara para que bajasen unos rápidos que eran peligrosos bajarlos con gente. Caminamos unos 45 minutos por una llanura con un sol de justicia martilleando la cabeza.



Al fin llegamos a Canaima, y nos asignaron las habitaciones. Teníamos nuestra habitación con nuestro propio baño. Por fin, íbamos a dormir en una cama, nos podíamos duchar con tranquilidad, y no bañarnos en el río con un poco de jabón de trozo. En cuanto nos dimos la merecida ducha,salimos con Nuria, Juan Carlos, Ben, Amy y Gabriel, a tomarnos una cerveza. Nos la habíamos ganado.



Después de comer, teníamos un rato libre antes de ir al Salto Sapo. Decidimos ir a la playa a tumbarnos un rato y darnos un baño en las rojas aguas del Orinoco. La playa no era una playa como todo el mundo piensa. Era una playa de río, con agua dulce, cascadas, palmeras y con arena. Era un sitio muy tranquilo y muy paradisiaco. Por allí anduvimos descansando y sacando alguna foto hasta que nos dimos cuenta que era la hora. Teníamos que volver a la recepción para iniciar la excursión.



Todos estábamos allí con ganas de montar de nuevo en la curiara. Solo teníamos que cruzar la laguna, pero era bastante grande y era peligroso cruzar a nado por las corrientes que se formaban con las cascadas. Llegamos a la otra orilla, y comenzamos a caminar durante un rato entre arboles. Llegamos a nuestro destino, y Gabriel nos dijo que dejásemos las cámaras de fotos en esa orilla, que el las llevaría en una bolsa para que no se mojasen. Y mas vale que lo hizo. Comenzamos a pasar por la parte de atrás de la cascada, y parecía como si estuviésemos en un túnel de lavado. Menuda forma de caer agua, y eso que sólo llevaba la mitad de caudal que lo que lleva de normal.

Volvimos a la playa donde nos había dejado la curiara, y nos volvimos al campamento para prepararnos para la cena, y la posterior juerga que Gabriel nos había prometido.

Cenamos, y nos fuimos a los bares que había en Canaima a tomar unos rones y bailar un poco de salsa. En el primero, entramos y salimos rápidamente por que no había ron. Llegamos al segundo, y tampoco había ron. Estuvimos un rato debatiendo que hacer, y al final, a los españoles se nos ocurrió una maravillosa idea: comprar unas botellas de ron y bebernoslas en la playa.
Los franceses y los ingleses, no quisieron ron, sólo querían beber cerveza así que compramos sólo seis botellas para los diez que estábamos. Se nos unieron Alexander y "Semillita", dos guías del campamento, que a la hora de beber, eran unas maquinas. A las dos horas, las cuatro botellas estaban vacías, y no teníamos ninguna gana de irnos a dormir. Los guías se fueron a comprar más en el "mercado negro", y los franceses, ingleses y tres italianas se fueron a dormir. Nosotros estuvimos allí bebiendo y hablando hasta que se acabo todo el ron. Se nos unieron un par de chicos de seguridad, a los cuales hubo que sobornar con algo de ron jejeje.




Cuando todo acabó, nos fuimos poco a poco a dormir, cada oveja con su pareja, y cada uno con una cogorza mayor.

Seguirá.............

9 comentarios:

Chuk. dijo...

Ualaaaaaaaaaaaaaa...

Pitufa dijo...

que guapos todossssssssssssssss
y que rico el ronnnnn jijiji

david dijo...

El ron que no falte, jajajajaja

Cómo va ese ojo????

Nefertiti dijo...

Guapos estais muy guapos, un poco pestosos, pero, muy guapos,jajajaja
Bromas aparte, mi pregunta es que esto tendría que tener un prologo, porque ¿como se cuajo este viaje? ¿conociais todos esos sitios? ¿como sabiais lo que querias ver?
Besoss

MOÑO dijo...

Ufffffffff Chuk.

El ojo va bien. Ahora veo un poco desenfocado, pero en unos días, espero que este todo en su sitio.

Nefer, todo eso lo contaremos cuando hayamos acabado de escribir todos los días del viaje. Entonces desvelaremos el secreto jijiji

Nefertiti dijo...

Esperaré impaciente, como buena mujer, me come la curiosidad....jajajajaja
Besosssssss

david dijo...

Pero qué secreto??????

Carburo dijo...

CACIQUE ¡¡¡¡¡¡ Pero y donde esta el Santa Teresa ????

Pitufa dijo...

Carburo, el Santa Teresa nos lo habiamos bebido ya... mmmm hemos dicho que bebimos 7 botellas de ron? jeje