viernes, 4 de septiembre de 2009

Segunda parte

En el post anterior, os comentaba un poco la idea general de lo que ha sido mi viaje. Era una explicación para ir introduciendo el tema. A partir de aquí, os iré contando como ha sido el viaje, lugares que hemos visitado, gente que hemos conocido y alimentos y bebidas que hemos ingerido.

Llegamos a Caracas a las tres de la tarde, y nada mas bajar del avión, el calor comenzaba a apretar. El 11 de agosto llegábamos allí, y nos estaba esperando Yesenia, la mujer de un hombre de Estella que lleva 26 años viviendo en Venezuela. Nos habían comprado unos billetes de autobús a Puerto Ayacucho, ciudad fronteriza con Colombia, que era el lugar desde el que íbamos a salir en nuestro primer tour. Llevábamos cerca de 20 horas de viaje, y nos quedaban otras 12.

Del aeropuerto, fuimos a Parque Central, a visitar a una amiga, y de ahí, nos acercaron a la terminal de autobuses. Esperamos pacientemente que diesen las 7 de la tarde, pero aquello no es Europa, y la hora allí, es un tema bastante relativo. Si alguien te dice que llegara en cinco minutos, en Europa, es que como mucho se va a retrasar diez, en cambio, en Sudamérica, esos cinco minutos son relativos, y pueden llegar a ser una hora.



A las 7:40, arranco el autobús. Era un autobús viejo y destartalado, nada que ver con todo lo que habíamos oído de los autobuses venezolanos, pero es que claro, íbamos al sur. No veíamos al conductor, ya que entre los primeros asientos y él, había un muro de madera con una puerta, que solo se podía abrir desde fuera. Si querías salir, era imposible. Mejor que no hubiese un incendio, ya que habríamos muerto como ratas achicharradas. En ese momento, una chica subió al autobús intentando vendernos todo tipo de pulseras, collares y avalorios diversos. Al bajarse la chica, subió un mozo con un bolso y se puso a vender chocolatinas, refrescos, agua, etc. Comenzamos el viaje, y mis piernas, era materialmente imposible meterlas en el hueco destinado a tal fin. Íbamos en lo que denominan la cocina, los asientos traseros, y con cada bache del camino, sentía que iba a sentarme encima de mi acompañante, o me iba a abrir la cabeza con los hierros de la ventanilla. Y os aseguro que hay cosa de dos mil baches en la carretera. La gasolina es barata, pero la carretera, no invita a coger el coche.



Cruzamos el Orinoco en una barcaza, de la cual tiraba un remolcador, y llegamos hasta la otra orilla. A partir de aquí, los controles del ejercito eran habituales, ya que toda la frontera linda con Colombia, y el contrabando de petróleo esta a la orden del día. Llegamos a Puerto Ayacucho, y nos fuimos a la Posada Manapiare. Es una posada que dispone de 15 habitaciones con aire acondicionado y baño privado. La están ampliando, ya que el 90 % de los días, está completa. Tiene un patio precioso en el que puedes ver una canoa y algunas cosas típicas de la zona.

Después de una merecida ducha, a las nueve de la mañana, nos dirigimos al centro en un destartalado taxi. Llegamos a Tadae, la empresa con la que habíamos contratado el tour para ir al Cerro Autana (recomendación de Jose y Yesenia), para ver que era lo que teníamos que llevar y pagar el tour. Estuvimos viendo el centro, y nos dispusimos a beber la primera cerveza de las vacaciones. Comimos algo en los puestos de la calle, paseamos mirando tiendas, y nos reímos, por que tod@s l@s dependientes, nos decían "a la orden", y no sabíamos que querían decir. Era para llamar la atención y que entrásemos a mirar el genero.



A las 4 de la tarde, volvimos a la pensión, y nos echamos a descansar un rato. Tan necesitados estábamos de descansar, que en vez de una siesta, nos quedamos dormidos hasta las 12 de la noche. Como ya era noche cerrada, y todo el mundo dormía, nos volvimos a dormir hasta la mañana siguiente.




Y después de esta chapa, solo os queda esperar. CONTINUARA..........

4 comentarios:

david dijo...

Me da que ha sido una verdadera aventura este viaje y que lo habéis pasado de maravilla, espero la siguiente entrega....que envidia de viaje.

Carburo dijo...

Oye interesante los post del viaje... espero los proximos...

Nefertiti dijo...

Yo me pediré un viaje de estos para los Reyes Magos, jajajajaja

Pitufa dijo...

para cuando la tercera parte? jeje